dilluns, 28 de març de 2011

n º13 El pequeño vampiro en la granja


Las vacaciones en la granja no prometen ser muy emocionantes para Anton. El pequeño vampiro está escondido en los alrededores, bastante incómodo entre gallinas y cerdos. Puede alimentarse solamente de huevos, perforándolos por la noche con los colmillos y bebiéndose el líquido. Esto, por supuesto, es advertido por la granjera, que culpa a Anton de la supuesta gamberrada. Más tarde, Rüdiger se harta de comer huevos y quiere sangre humana, Anton tiene que ayudarle en la búsqueda de una víctima. Sin embargo sucede que el pequeño vampiro cae precisamente en la casa de un experto en vampiros, y sólo gracias al esfuerzo y astucia de Anton puede escapar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada